NOTICIAS

Consejos para tomar el sol en verano

4 Consejos para cuidar la piel en verano

Pronto llega el esperado verano y, aunque la piel debe lucir sana en todas las épocas del año, en los meses de calor, debemos prestarle especial atención. Una piel cuidada, protegida e hidratada, no solo lucirá más bonita, sino que estará mucho más sana. Por ello es fundamental prestarle atención en los próximos meses y seguir determinadas rutinas de belleza que te ayuden a cuidar la piel en verano.

A corto plazo, una piel que no ha sido cuidada de forma adecuada puede volverse seca, áspera e incluso descamarse. Como especialistas en dermatología, en Farmacia Santo Domingo, os damos algunos consejos para cuidar tu piel en verano:

Hidrata tu piel a diario

Es fundamental no saltarse el paso de hidratación de la piel en la rutina de belleza diaria. Busca una crema hidratante que sea acorde a tu tipo de piel, pero también a tu edad. Después de limpiar la cara cada día debes hidratarla tanto por la mañana como por la noche.

Utiliza protección solar cada día

Los efectos del sol directo en nuestra piel pueden ser muy negativos a largo plazo, y las consecuencias de la exposición prolongada se ven con el transcurso del tiempo. Pueden aparecer manchas oscuras, fotoenvejecimiento, arrugas y líneas de expresión prematuras, apariencia de sequedad…

Debemos incorporar a nuestra rutina de cuidado corporal y facial el uso de protectores solares a diario, siempre de factor 50 y renovarlos con frecuencia.

Limpieza y exfoliación

Limpia la piel de tu cara por la mañana y por la noche para eliminar la suciedad y la grasa; de esta forma evitarás que aparezcan espinillas, puntos negros y granos. Una o dos veces por semana, y dependiendo de tu tipo de rostro, es aconsejable utilizar un exfoliante que te ayude a eliminar los restos de células muertas de la piel.

Alímentate de forma adecuada

Las verduras frescas y las frutas son un componente fundamental de la dieta del verano. Si comes de forma regular estos alimentos, favorecerás la hidratación de tu organismo y, por tanto, también de la piel. Es recomendable consumir frutas, verduras y alimentos ricos en antioxidantes, ya que ayudan a prevenir la degeneración celular y estimulan el flujo sanguíneo de la piel.